Cómo trabajamos

Las personas con discapacidad que hacen uso de los servicios de “EL COPO” tienen características muy diferentes unos de otros, por lo que presentan condiciones y necesidades diferentes. Éste es el motivo por el que tratamos de personalizar nuestro apoyo. Desde el primer momento en el que una persona entra, trabajamos para que su proceso de adaptación sea lo más corto posible y se sienta como en casa desde el primer día. Por esto, intentamos formar grupos de personas con similares características a las suyas, a la hora de talleres, comedor, Ocio, etc.

De esta manera, facilitamos que cada persona desarrolle su propio estilo de vida. Intentamos que ellos mismos realicen, en la medida de sus capacidades las tareas típicas de la vida en un hogar: ordenar la ropa, su habitación y otras zonas del Centro de Día y Residencia, cocinar, relacionarse, tener opciones de elección sobre determinadas cosas, ir a comprar, disfrutar de las cosas que les gusta hacer en su tiempo libre, tener privacidad, entre otras cosas.

Sabemos lo difícil que resulta al principio dejar a un familiar en un centro con personas ajenas a su entorno más cercano; Es frecuente y lógico que a la familia le vengan a la mente preguntas como: estará bien, qué tareas habrá hecho hoy, estará triste o se lo estará pasando bien, cómo se llevará con los compañeros, etc. Por esto, cada día tienen la posibilidad de hablar con el personal de nuestros servicios.